Otros Cursos   La modalidad E-Learning    Autores, Docentes y Tutores    Aula Virtual



CURSO AVALADO POR:

Iniciate en Counseling
Bienvenido!
 
Objetivos

EL HIPERTEXTO O HIPERVINCULO: LA NUEVA TEXTUALIDAD

El arribo del texto digital al devenir cotidiano principalmente a partir de 1995 con la implementación en la red de los primeros navegadores (Mosaic, Netscape), nos hace ingresar a un nuevo espacio de diferencias y formas cognitivas que es inconmensurable cuando se le intenta comparar con el espacio del libro, poco a poco su uso se hace pilar de la llamada aldea global y de las prácticas educacionales actuales, la búsqueda de información se acelera y con ello la practica investigativa, ella con el uso del hipertexto se desliza constantemente a su centro, se ha abierto la alternativa del encuentro aleatorio con los datos y se potencializa la producción textual en términos de lectura, propagación y confrontación.

El hipertexto es una sistema capaz de descentrar y volver a centrar los datos hasta el infinito (Joyanes 1998:143) , los documentos pierden la centralidad que les otorgaba el libro en su secuencia inalterable y se convierten en parte de un gran libro compartido que es la información en red. Se elige el centro de indagación y experiencia entrecruzando sistemas de significado diferentes e inconmensurables (CAE 1998), el flujo de la corriente textual se colectiviza y se conforma en las mil y una combinaciones y manifestaciones textuales (escrito, imagen, vídeo, sonido). El hipertexto abre un espacio en donde la información no busca ser originaria sino exploratoria de formas y posibilidades de significado, el beneficiario mayor es la inventiva.

Haciendo analogías si consideramos la forma de distribución de texto que presenta la escritura hecha en hipertexto y nos basamos en el carácter multidimensional que posee, podemos siguiendo a Kerkhove (1995) plantear que este sistema posee grandes similitudes con las formas de organización de ideas en la mente, teniendo en cuenta que las ideas como la lectura en hipertexto poseen una raíz espontanea que deambula por el universo de conceptos y objetos conocidos y por conocer que no son impuestos. Este sustento se ampara en la cualidad máxima del hipertexto y del humano, ellos interactuan, su narración permite la asociación de palabras y el pliegue y combinación de pensamientos.

En este sentido "la interactividad modifica los presupuestos básicos del lenguaje porque espera la reacción del otro" (Apolonia 1999). Se plantea una ruptura en el modelo de comunicación clásico, el texto puede ser controlado, modificado y confrontado a mediada que transcurre la lectura, se puede escribir y leer a la vez, el lector se convierte en lector/autor dejando a su paso los modelos de aprendizaje lector propios de las instituciones y las relaciones sociales jerarquizadas. Existe en otras palabras "una transformación incremental del proceso de alfabetización" (Piscitelli 1995:139) amparada en "una red pública que sustituye la noción de autor por una reticulación indefinida de la experiencia, eliminando la soledad privada de la lectura y de la escritura reflexiva" (Piscitelli 1995:141).


Nada de lo dicho hasta el momento hace pensar que el libro es un objeto obsoleto, sencillamente se plantea una nueva tecnología que irrumpe con fuerza inaudita jamás vista en ningún momento histórico. El libro no desaparece sencillamente cambia de función, pasa a ser un objeto que todavía permite una lectura más cómoda y puede ser considerado en ocasiones una obra de arte. Se trata de que con la irrupción del ciberespacio y del hipertexto se abre una forma de acumulación de saber en donde tienen cabida nuevas maneras de pensar y nuestra relación con la escritura plantean la búsqueda de modelos de inteligibilidad que permitan el pensar en forma interactiva lo propio del pensar. Frontera que el libro impreso apenas si llegaba a permear, con el modelo de notas característico de estos ensayos.

Para ser más específicos, la nota al pié la puede uno suponer como un texto añadido que otorga al lector la posibilidad de confrontar lo que se dice o aclararlo sin que el texto en el libro pierda su sentido o se extravíe en cuestiones menores, pero también es una operación que distrae y no corta la secuencia lineal de la lectura, además del acto físico de ir venir hasta conseguir la información, que en muchos casos no se halla.

En cambio la versión hipertextual de la nota varia tangencialmente, ella permite con mayor velocidad y flexibilidad moverse con facilidad y de inmediato entre áreas de almacenamiento de información físicamente remotas o inaccesibles aproximando la lectura, investigación o trabajo creativo al funcionamiento del intelecto como nunca tecnología alguna lo logra (CAE; 1998). Landow en la continuación digital de su excelente libro "hipertext" acota A hypertext version of a note differs from that in a printed book in several ways... . once opened and either superimposed upon the main text or placed along side it, it appears as an independent, if connected, document in its own right and not as some sort of subsidiary, supporting, possibly parasitic text(1999).

Continuando con la anterior sucesión de ideas , el escritor poseía un control sobre la audiencia que recibía su libro, con el texto electrónico este deja de ser tan fuerte y es la audiencia la que decide el destino último del libro, deja de existir una cierta audiencia y es la selección de los links o enlaces que el autor establezca los que definirán en cierta medida su audiencia (Amaral 1999), por lo menos si este no es descartado y/o suplantado con otro escrito y/o recombinado Hoy podemos afirmar que el lector puede correr el riesgo de desorientarse, sino está atento a una idea central por la que guíe su lectura.

Redimensión de la concepción de autor o como el aluvión hipertextual lo disuelve

Uno de los mayores dilemas que enfrenta la aceptación de la escritura digital en la cultura occidental y en especial con el sistema capitalista que le es propio en la actualidad, es el problema de la propiedad que existe sobre un texto y en especial lo que los altos sacerdotes del copyright siempre han visto como una amenaza: El plagio. La producción textual de la escritura digital hemos visto genera un pluriformismo autoral en el que los esquemas modernos del cómo se asegura la propiedad en libro impreso se disuelven en una supernova de información que privilegia los correlatos inmediatos de distribución, consumo y revisión.

La pregunta que a los editores tradicionales hace temblar es ¿quien posee un texto en la red?, que medidas de seguridad aplicar cuando el texto se hace parte de un res pública que no opera en forma cooperativa, cual es el beneficio que se obtiene, será posible legislar la red y la producción textual allí colocada, me compraran el libro de Virgilio cuando el Proyecto Gutenberg mediante archivos FTP hace accesible los textos clásicos gratuitamente. Su temor parece ser que la información quiere ser libre Creamos que hay un acertijo que no se resuelve por ser compleja su solución .

Pensemos en la alteración de la Galaxia Gutenberg cuando la tecnología separa a la información del plano físico en donde estaba sujeta, la propiedad se sabe siempre ha estado definida por un contexto físico. Lo que los derechos de autor reivindican como propiedad no son las ideas o reflexiones de un autor sino la forma en como estas se expresan y se comercializan.

"La franquicia se imponía en el preciso momento en que - la palabra se volvía carne - al abandonar la mente de su creador y penetrar en algún objeto físico ya fuera un libro o cualquier artilugio....Proteger la expresión física tenia a su favor la fuerza de la comodidad. El Copyright funcionaba bien por que a pesar de Gutenberg, era difícil hacer un libro. Falsificar o distribuir volúmenes falsificados, intervenir una obra, era muy fácil pillar a alguien.... De este modo los derechos de la invención y la autoría se vinculaban a actividades del mundo físico ...el valor estaba en la transmisión y no en el pensamiento...se protegía la botella y no el vino" (Barlow 1998)

Con la entrada en juego del ciberespacio, lugar de lo virtual, donde la información se colectiviza y pierde su asidero físico y entra a formar parte de unos y ceros, la noción de autor en términos de propiedad entra en conflicto. Los límites del hipertexto son líquidos, amorfos , en la frontera electrónica la idea romántica del autor originario no tiene valía, los textos pueden ser alterados, modificados. El autor no es que haya muerto como indica Foucault y Barthes sino se hace parte de un flujo de una corriente ininterrumpida de producción textual acelerada. El uso de los textos se hace en su mayoría libre. La producción, la distribución y el consumo implotan en actos únicos y ubicuos, ininterrumpidos.

"Hypertext provides the possibility of the decommodification of knowledge: the abolition of ownership and copyright, thus free access and reproduction". (Versión 0.0, dedicada a Karen Eliot, 1993)

Desde cierta óptica el tratamiento del concepto de hipertexto usado como expresión escrita colectiva que plantea la apertura de gran parte de la base de datos cultural produciendo la disolución de la concepción de autor moderna, lleva a plantearse la idea de que todo lo escrito pueda ser visto como de procedencia insegura, es decir posibles productos de un plagio. Pero el plagio o formas de recombinación de textos no es un problema nada nuevo, más aun sino se quiere ver como un problema sino como una forma de escritura que potencia la producción textual y en cierta manera la ha hecho posible a lo largo de los tiempos.

Evitar la existencia de un plagio en la escritura moderna dio origen a las notas al píe como un mecanismo que permitía vigilar a un autor para cerciorarse de que este no usara en forma impropia la idea de otro, imponiendo interpretaciones fijas a una secuencia lingüística. Una especie de gratificación o reconocimiento al autor que dio origen a esa idea. Para lamento de algunos o de muchos este reconocimiento constantemente se ve vulnerado, se roba el trabajo de muchos, se cita de manera falsa para dar prestigio a un texto, etc. No se trata de justificar el descarado plagio de textos completos o no citar, pero hay que tener en cuenta que la firma es un sello subjetivo sobre el que se pueden acumular y desplegar series inconmensurables de ideas interrelacionadas.

Para cualquier escritor que confecciona un texto, el "extraer ideas" es necesario, más aun si de ensayos o investigaciones se trata. Los autores recogen la frases de otros autores, se expresan como ellos, los rebaten y los sustituyen. No hace falta ser "original" para decir que un texto se clausura, es la particular combinación de palabras en un orden particular donde encuentra valía un texto.

A propósito la siguiente cita de Borges ten la "Flor de Coleridge" :

"....el panteísta que declara que la pluralidad de autores es ilusoria, encuentra inesperado apoyo en el clasicista según el cual esa pluralidad importa muy poco. Para las mentes clásicas la literatura es lo esencial, no los individuos. George Moore y James Joyce han incorporado en sus obras, páginas y sentencias ajenas; Oscar Wilde solía regalar argumentos para que otros los ejecutaran; ambas conductas aunque superficialmente contrarias, pueden evidenciar un mismo sentido del arte. Un sentido ecuménico, impersonal...". (1974: 674)

En este sentido se puede señalar que la recombinación de textos ha sido crucial para el desenvolvimiento del arte en el tiempo. Ya la concepción clásica aceptaba la imitación, haciendo más énfasis no en el personalismo de un autor sobre el uso de su obra sino en la difusión de la misma. En una exploración de posibilidades de significado y uso , similar a la que hoy en forma acelerada y espectacular plantea el hipertexto. Muchas obras de otra manera jamás habrían tenido luz, autores como Shakespeare, Coleridge, Quincey son considerados plagiarios y siguen siendo reconocidos como pilares fundamentales de la literatura (CAE 1998).

Ya en pleno siglo XX artistas y escritores han dado uso a la recombinación como forma de restauración de la "deriva dinámica e inestable del significado, apropiándose fragmentos de cultura" (CAE 1998). Basta revisar la propuesta de Duchamp con el "Ready-made", la paráfrasis del "Canto a mi mismo" de Whitman hecha por León Felipe, los cadáveres exquisitos de los surrealistas o la deconstrucción propuesta y aplicada por los pensadores post-estructuralistas como Derrida, Deleuze y Barthes. No es de extrañarnos que los planteamientos teóricos formulados por el post-estructuralismo con relación a la hipertextualidad como la apertura textual y la improcedencia de la distinción entre lo interno y lo externo a un texto dado tenga hoy una ventana practica en el aluvión hipertextual, la deconstrucción se efectúa in situ. (Hammand 1998, Piscitelli1995, Versión 0.0, Landow 1998, Joyanes 1998, Rosenberg 1999).

En la actualidad y con más hincapié en un futuro cercano el hombre continuamente se enfrentara a un traslado de la cultura visual característica del tiempo de la imprenta ha una cultura multidimensional caracterizada por la integración hombre maquina en donde se rescata lo oral y lo auditivo poniéndose en juego con un plano visual en donde privará una nueva comprensión individual y grupal. Sistemas conceptuales fundados en ideas de jerarquías centro, límites y linealidad serán remplazados por la multisecuencialidad, el enlace, los nodos y el pensamiento en red. En otras palabras la voz de autor se funde con el auditorio conformándose una literatura sincrónica que desplaza los determinismos y recompone todo argumento.

Ahora bien, esta revolución no esta del todo deglutida. La red donde el hipertexto se expresa es un océano de aguas no tan tranquilas, la dispersión y trivialidad abundan en los procesos de búsqueda en la red (Cebrían 1998, Hammand 1998). Los costos de acceso a la tecnología son altos y todavía la mayoría de la población mundial principalmente en los países del denominado tercer mundo no tiene acceso a la computación interactiva o le es totalmente irrelevante. Pero que la idea del hipertexto haya tenido su ejemplificación en el imaginario artístico literario desde tiempo atrás, deja sin parangón casi cualquier argumento. Los modos de percibir e interpretar el mundo se forman más allá de limitaciones meramente materiales.


Ante procesos revolucionarios como lo es la implantación de la tecnología digital en la vida cotidiana, serán muchos los dilemas que surgirán y ante esto las ciencias pretendidamente sociales tendrán que alterar sus rígidas concepciones que aun las privan en la actualidad, especialmente en Latinoamérica. La nueva dimensión que abre la producción textual no lineal se corresponde con los cambios de paradigmas que sacuden a las ciencias. Quizás la búsqueda de nuevas formas de interpretar al mundo las debemos crear usando abiertamente nuevas metodológicas para equipararnos con el cambio tecnológico. Exploremos nuevos significados y posibilidades del lenguaje con las cuales exteriorizar y plasmar la experiencia en una combinación mutante y colectiva de formas, estilos y maneras de decir. Las ventanas están abiertas.

BIBLIOGRAFIA

* Barlow, John Perry. Vender vino sin botellas: La economía de la mente en la red global. En "El Paseante" # 27/28. Ed. Siruela. España .1998. 10 22.

* Borges, Jorge L. Obras Completas. Emecé.1974 * Cebrián, Juan Luís. La Red: Como cambiarán nuestras vidas los nuevos medios de comunicación. Un informe al Club de Roma. Taurus. Madrid. 1998.

* Critical Art Ensemble. Plagio utópico e hipertextualidad en la cultura electrónica. En "El Paseante" #27/28. Ed. Siruela. España .1998. 36 46

* Hamman, Robin. "Rhizome@Internet: using the Internet as an example of Deleuze and Guattari's "Rhizome"" MA Sociology Scheme.University of Essex..

http://www.socio.demon.co.uk/magazine/magazine.html. 1997.

* Hamman Robin, Introduction to Digital Third Worlds: overcoming the economic and educational barriers to Internet access and online publishing. By Hypermedia Research Center.University of Westminster 1998. In. http://www.socio.demon.co.uk/magazine/magazine.html

* Harpold, Terence. Hypertext and Hypermedia: A Selected Bibliography. In. slopoke.mlb.semi.harris.com /pub/ 1993.

* Johnson, David R. Barbed Wire Fences in Cyberspace: The Threat Posed by Calls for Ownership of Transactional Information. EFF files. April 4, 1994

* Joyanes, Luís. Cibersociedad: Los retos sociales ante un nuevo mundo digital. Mc Graw-Hill/Interamericana de España. 1998.

* Piscitelli, Alejandro. Ciberculturas: En la era de las máquinas inteligentes. Paidos. Buenos Aires. 1995.

* Strong William S. Copyright in the New World of Electronic Publishing. Presented at the workshopElectronic Publishing Issues II at the Association of American University Presses (AAUP) Annual Meeting, Washington,D.C.1994.

* Version 0.0 (This version is dedicated to Karen Eliot.). @nti© 1992 * Lance Rose. Is Copyright Dead on the Net?. EFF files.(Sin fecha).

* Vannevar Bush, "As We May Think". http://www.isg.sfu.ca/~duchier/misc/vbush/.1945.

* Julio Cortázar, Rayuela, Buenos Aires: Sudamericana, 1963. También en: Caracas: Biblioteca Ayacucho, 1988.

* George P. Landow, Hypertext: the Convergence of Contemporary Critical Theory and Technology, Baltimore: Johns Hopkins University Press, 1992.

* Short History of Hypertext. (Sidebar to Jakob Nielsen's column on history's lesson for Java.) From the book Multimedia and Hypertext: The Internet and Beyond. www.w3.org 1997.

* Terminología interactiva e hipertextual . Recopilación de aportaciones realizadas por Joaquín Aguirre, Xavier M. Badosa, Quim Gil, Claudio Gutiérrez y Fernando Soler del Campo en el seminario Los Hipocentros del Hiperlenguaje.

* Kaplan, Nancy. Politexts, Hypertexts,and Other Cultural Formations in the Late Age of Print . Communications Design, University of Baltimore. www.ubalt.edu . 1997.

* Rosenberg, Martin E. Chess RHIZOME: Mapping Metaphor Theory in Hypertext. Kettering University. 1999.

* Fernández, Froilán . Borges binario. El Nacional, domingo 29 de agosto de 1999. www.analitica.com